Roger Waters The Best Of Pink Floyd México


 

ROGER WATERS THE BEST OF PINK FLOYD MÉXICO

Recuerdo que al correr veía borrosamente mis zapatos pisar el suelo mojado, recuerdo los charcos, salpicar el agua y sortear a más gente que también corría, no se escuchaba música a lo lejos así que el concierto aún no empezaba, corrí más rápido, subí las escaleras del estadio a toda velocidad y como un perro perdido busqué caras familiares, los que me veían me querían lanzar un hueso, mientras tanto “Speak to Me” comenzaba a sonar a mis espaldas, recuerdo haber despertado esa mañana y de pronto estar en medio de todo, de vuelta en el teatro de los dioses invisibles, con mi corazón trotando y mi pecho tratando de contener mi respiración… BREATHE.

Estaba flotando en alguna parte del universo, como sucede en todo momento, solo que en ese preciso instante pensaba en eso, levanté mi mirada hacía el escenario y vi reflejadas en una pantalla gigantesca las estrellas que las nubes y la contaminación lumínica de esta ciudad ocultan. En ésta visión, nuestro punto de vista movía discretamente a las estrellas de lado a lado, como realizando los últimos ajustes de trayectoria previo a un viaje estelar.

SET THE CONTROLS FOR THE HEART OF THE SUN

Sería un viaje que empezó en la luna, mis controles aún no estaban listos, mi mente aún aturdida buscaba el rumbo, cada uno disfrutaría este viaje con lo que tuviera y también a su manera, durante las siguientes horas 55,000 personas compartirían el tejido espacio-temporal creado por el sonido de las canciones más representativas de Pink Floyd.

ONE OF THIS DAYS

Dentro de éste teatro para los dioses mi vista era estupenda, elevada y lateral, a mi izquierda podía ver enteramente la muralla gigante que había por pantalla y si así lo deseaba, podía voltear a mi derecha y ver hacia atrás las miles de personas sobre las gradas.

fullsizeoutput_13f9

Como ha venido siendo usual, Roger ha cuidado hasta el más insignificante detalle de su producción, la pantalla cada vez se vuelve más grande y de mayor definición y a diferencia de lo que sucedía con “The Wall Live” (en donde los movimientos de Roger debían estar semi sincronizados con la proyección en el muro) las tomas de él y sus músicos son, ahora sí, en vivo. El demoledor sistema de sonido cuadrafónico aún es parte de cada concierto de Waters y aún sorprende a muchos asistentes haciéndolos voltear al cielo buscando un helicóptero o avión, un sonido que siempre, en cualquier lugar en donde se presenta Roger queda impecable.

fullsizeoutput_13ff

La simetría del setlist me dio la impresión de un círculo cerrado, grandes bloques conceptuales de discos como “Wish You Were Here”, “Animals” y “The Wall” fueron soportados por los fuertes pilares de “Dark Side Of The Moon” y alguna sorpresa.

Como gran columna vertebral de un gigantesco animal se levantaron “Time”, “Breathe (Repise)”, “The Great Gig In The Sky”, “Money”, “Us And Them” y después…

FEARLESS

Robbie Wyckoff fue el encargado de entregarnos por segunda vez en toda la historia del rock, la interpretación en vivo de “Fearless”, una canción de gran belleza que NUNCA, JAMÁS pensé que llegaría a escucharla en un estadio, ningún miembro había tocado en vivo esta canción y como Pink Floyd la canción fue tocada solo una vez durante la presentación de “Meddle”, esta fue la sorpresa más grande del concierto y un momento que atesoraremos para siempre.

“You say the hill's too steep to climb Chiding You say you'd like to see me try Climbing You pick the place and I'll choose the time And I'll climb The hill in my own way Just wait a while, for the right day And as I rise above the treeline and the clouds I look down hearing the sound of the things you said today Fearlessly the idiot faced the crowd, smiling Merciless, the magistrate turns 'round, frowning And who's the fool who wears the crown Go down in your own way And everyday is the right day And as you rise above the fear lines in his brown You look down Hear the sound of the faces in the crowd”

El bloque más emotivo fue el iniciado con “Shine On You Crazy Diamond” y que finalizó con “Pigs (Three Different Times)”.

El disco de 1975 “Wish You Were Here” fue interpretado prácticamente en su totalidad, iniciando con “Shine On You Crazy Diamond” en la cual Roger invitó a “Greg Galeazzi”, amigo suyo y veterano de guerra, a tocar esta canción con él, además ofrendó la canción al desaparecido, único y loco Syd Barret.

fullsizeoutput_13fe

Aún tengo atravesados en la cabeza los pesados sintetizadores de “Welcome to The Machine” y “Have a Cigar”, la sobresaturación de efectos y la espiral de sonidos se disolvían al entrar en mi cabeza convirtiéndose a cambio en poderosos estímulos nerviosos, los colores en la pantalla y el gigantesco escarabajo terminaban transportándome por completo a otro lugar.

Pero no todo vendría de un solo lado del escenario, el sonido de las miles de voces del público cantando la letra de “Wish You Were Here” impactó frontal y con fuerza contra el de los amplificadores, la onda de choque se propagó por absolutamente todo el estadio y llenó de electricidad la piel de cada uno de nosotros.

Después y al sonido de alarmas industriales, cuatro enormes pipas comenzaron a elevarse a ambos lados del escenario, los asistentes reconocieron el paisaje al instante: la “Battersea Power Station” se había levantado en medio de la Ciudad de México y había vuelto a funcionar, las cuatro pipas exhalaron humo y el cerdo flotó, el escenario como lo conocíamos al principio desapareció para tomar su forma final, a partir de ahí la planta dominaría el horizonte.

Entonces ocurrió “Animals”, primero “Pigs On The Wing 1” y “Dogs” me hicieron desaparecer, mi cuerpo estaba ahí pero no lo sentía, solo mis ojos y oídos eran consientes y durante esos minutos permanecí hipnotizado, viviendo dentro del mundo presentado en el muro y por los sonidos emanados de los amplificadores, flotando en el cosmos reflejado en la pantalla. Pude volver en mí durante “Pigs (Three Different Ones)” y apreciar un poco las reacciones viscerales y en masa ante frases e imágenes en momentos claves.

fullsizeoutput_13fa

Roger sabe mover masas y no solo con la música, una de las cosas que más comentarios dio fue lo menos importante después de la música, unas cuantas frases e imágenes despertaron el hartazgo contenido por el público en el Foro Sol, “RENUNCIA YA”, “FUE EL ESTADO”, “TRUMP ERES UN PENDEJO” fueron las frases detonantes de innumerables reacciones y discusiones durante y después del concierto, pero también una imagen de los fanáticos del Celtic con miles de banderas del Estado de Palestina casi al final de Fearless y otra de una manta que decía “Black Lives Matter” durante la misma han generado más y más reacciones.

Roger además leyó en español la famosa carta dedicada al presidente mexicano y entonces, después de dicha lectura el público entró en una gran y auto contenida revolución, el juicio fue rápido y la sentencia unánime: ASESINO.

Con una catarsis semejante la percepción del público quedó a merced de Roger y en este punto, con nuestras mentes completamente dilatadas, la pantalla comenzó a llenarse de la imaginería y el concepto de “The Wall”, una a una fueron sonando y mostrándose “The Happiest Days of Our Lives”, “Another Brick in the Wall Part 2”, “Mother” y “Run Like Hell”, todas sonaron en medio de una catarsis colectiva, al ritmo de aplausos, con el coro real de un grupo de niños invitados por Roger y con muchos, muchos colores en la pantalla. Uno no podía decidir qué momento fue el más apoteósico, canción tras canción la gente se volvía más loca.

“Brain Damage” y “Eclipse” fueron el tercer bloque de “Dark Side Of The Moon” y discutiblemente el momento cúspide del concierto. Rayos de luz dibujaron en el aire el prisma triangular que serviría para fragmentar la luz blanca en todos los colores del arco iris, el público apresuraba sus dispositivos para capturar la imagen y llevarla consigo, pues la imagen, una de las más famosas del mundo del rock, había que conservarla para siempre.

fullsizeoutput_1408

Un encore conciliador y nostálgico nos dio la despedida con “The Wall”: “Vera”, “Bring the Boys Back Home” y el mejor solo de la historia del rock: “Comfortably Numb”, una canción de otro tiempo y espacio, de una dimensión paralela y quizá mucho más grande que Pink Floyd mismos. Si existe una partícula Dios, esta debe ser la canción Dios, si la música es la respuesta, entonces ¿cuál es la pregunta?.

fullsizeoutput_1406

Con una explosión en el cielo se terminó todo, el viento lunar soplaba nuevamente y ahora las estrellas permanecían en calma. Oh como hubiera deseado que Gilmour hubiera estado ahí.

Dejé de escuchar Pink Floyd por algún tiempo, al menos de forma voluntaria y por discos completos, el mundo de la música es vasto y en el laberinto orgánico que tejen los géneros del rock hay otros dioses, pero reencontrarse con la música de Floyd de esta manera tan frontal ha hecho cimbrar mis entrañas, de nuevo se abrió la puerta para mis sentidos y aquí pude percibir cada átomo de mí expandirse y contraerse al momento que las ondas sonoras eran procesadas por mis oídos, guitarras acústicas, pesados sintetizadores, una palabra, una frase, solos de saxofón y solos de guitarra, ecos de otros mundos, cada uno de esos elementos provocando reacciones en cadena que duraron una infinitesimal eternidad.

Nuevamente recuerdo mis pies moverse, mi sombra se proyectaba oblicua sobre la superficie rocosa frente a mí, como la sombra de un rover se proyecta en un planeta distante, solo que la superficie por la que caminaba era la explanada de la plaza de la Constitución en el ombligo del mundo y mas que solo me encontraba rodeado de más de 170,000 personas reunidas por el rock progresivo, pero esa, es otra historia.

fullsizeoutput_13fb

CARLOS RÍOS, OCTUBRE 2016